Archivo de la categoría: >>Coleccion Excéntricos

Mario Levrero, “La máquina de pensar en Gladys”, Irrupciones Grupo Editor, Montevideo, 2010

LA MÁQUINA DE PENSAR EN GLADYS

Antes de acostarme hice la diaria recorrida por la casa, para controlar que todo estuviera en orden; la ventana del baño chico, al fondo, estaba abierta —para que durante la noche se secara la camisa de poliéster que me pondría al día siguiente—; cerré la puerta (para evitar corrientes de aire); en la cocina, la canilla de la pileta goteaba y la apreté, la ventana estaba abierta y la dejé así—cerrando la persiana—; la lata de la basura ya había sido sacada fuera, las tres llaves de la cocina eléctrica estaban en cero, la perilla de control de la heladera marcaba 3 (refrigeración suave) y la botella empezada de agua mineral tenía puesto el tapón hermético, de plástico; en el comedor, el gran reloj tenía cuerda para algunos días más y la mesa había sido levantada; en la biblioteca debí apagar el amplificador, que alguien había dejado encendido, pero el tocadiscos se había apagado en forma automática;el cenicero del sillón había sido vaciado; la máquina de pensar en Gladys estaba enchufada y producía el suave ronroneo habitual; la ventanita alta que da al pozo de aire estaba abierta, y el humo de los cigarrillos del día se escapaba, lentamente, por ella; cerré la puerta; en el living hallé una colilla en el suelo; la deposité en el cenicero de pie, que la sirvienta se ocupa de vaciar por las mañanas; en mi dormitorio le di cuerda al despertador,comprobando que la hora que indicaba coincidía con la del reloj pulsera en ni muñeca, y lo puse para que sonara media hora más tarde a la mañana siguiente (porque había decidido suprimir el baño; me sentía un poco resfriado); me acosté y apagué la luz. Por la madrugada desperté inquieto, un ruido desacostumbrado me había producido un sobresalto; me ovillé en la cama y me cubrí con las almohadas y me puse las manos en la nuca y esperé el final de todo aquello con los nervios en tensión: la casa se estaba derrumbando.

LA MÁQUINA DE PENSAR EN GLADYS (NEGATIVO)

Antes de acostarme hago la diaria recorrida por la casa, para controlar que todo esté en orden; la ventana del baño chico, al fondo, está cerrada, y el caballo degollado continúa pudriéndose en la bañera; cierro la puerta, para que el olor no llegue al dormitorio de mi cuñado; en la cocina, la canilla está cerrada y la abro, apenas para que gotee; la ventana está abierta y por ella entran el aire frío de la noche y las gruesas enredaderas del jardín; en la lata de la basura y a su alrededor continúan amontonándose cáscaras de banana, y yerba; en la botella quedan restos de vino tinto, veo que hay moscas flotando, muertas y vivas; el reloj del comedor, cuando yo enciendo la luz, comienza a tocar las doce campanadas y se abre la ventanita del cucú y sale la enorme serpiente, se descuelga interminable hacia el piso y desaparece bajo el aparador; sobre la mesa, los restos del festín, las manchas de vino en el mantel, la bombacha rosada de la mujer gorda y un cabo del habano, encendido aún, del inglés calvo; en la biblioteca todo está en silencio, el desconocido, de espaldas a mí, lee en la oscuridad —y cuando pienso en él me corre un frío por la espalda—; la ventanita alta que da al pozo de aire está abierta, y se escucha el rugido del mar y los gritos de los pescadores nocturnos; el living está lleno de gente, hombres y mujeres, dispuestosuno junto a otro, de cara a la pared, los brazos en alto; entro al dormitorio y encuentro en mi cama a la mujer, desnuda; promete despertarme mañana a la hora de siempre; extraigo del cajón de la mesa de luz centenares de paquetes de preservativos, lleno con ellos los bolsillos del pijama, y entro al ropero y cierro la puerta desde adentro. Por la madrugada me despierto tiritando, alguien ha abierto la ventanita del ropero y tengo fiebre, estoy bañado en sudor y me duele el ojo izquierdo, pido a gritos un médico o una ambulancia, pero estoy en medio de un campo desolado y no hay quien escuche mis gritos. Seguir leyendo

Anuncios
Publicado en >>Coleccion Excéntricos, Cuentos, Irrupciones Grupo Editor, Narrativa Contemporánea | Deja un comentario

Natalia Mardero, “Posmonauta”, Irrupciones Grupo Editor, Montevideo, 2010

Relatos breves escritos en el ojo del torbellino identitario, viendo el mundo desde el umbral de la “vida adulta”. Entonces, en cierto modo, textos de trinchera. Los objetos de la cultura (Barby, las bandas rock y pop, las series de … Seguir leyendo

Publicado en >>Coleccion Excéntricos, Cuentos, Irrupciones Grupo Editor, Narrativa Contemporánea | Deja un comentario

Daniel Mella, “Noviembre y dos cuentos”, Irrupciones Grupo Editor, Montevideo, 2010

Esta es una nueva versión de Noviembre, prácticamente otra, muy distinta a la primera (Alfaguara, 2000): sufrió -en palabras del autor- una “poda” de 70 páginas. Lo que ahora Daniel Mella (Montevideo, 1976) publica es una novela devenida nouvelle más … Seguir leyendo

Publicado en >>Coleccion Excéntricos, Cuentos, Irrupciones Grupo Editor, Narrativa Contemporánea, Novela | Deja un comentario